sábado, enero 24, 2015

Fundas de protección extrema para cartas

Durante estos días he estado trasteando en el armario dimensional. Concretamente en la parte superior, donde están la mayor parte de mis cartitas. Debe haber unos cuantos kilos allí arriba, y el proceso me ha llevado varias horas.
Ha sido una labor de clasificado, al menos de forma superfical. Ahora el pool de Pauper está más o menos todo junto, así como el de kithkins y elfos. Ha resultado que tengo muchos más elfos de los que me imaginaba... siete cajas entre el mazo de Modern y el pool de varios formatos eternal.

El caso es que, ya metidos en faena, me he puesto a re-enfundar cartas. Y he aprovechado para probar las nuevas Precise Fit Resealable Sleeves de Ultimate Guard. ¿Que qué demonios es eso?... bueno, aquí os dejo unas fotitos para que os hagáis una idea.


Estas nuevas fundas del fabricante alemán son la evolución de las famosas "perfect" o fundas chinas.
Como veis presentan una pestaña autoadhesiva que sella la carta (como un sobre postal). El adhesivo es bastante duradero y permite abrirlo y cerrarlo en varias ocasiones sin que que pierda... aunque es de esperar que, una vez dentro de estas fundas, dejéis las cartas ahí una buena temporada.

Hace un tiempo escuché/leí una historia sobre un grupo de amiguetes que había llevado sus mazos para echarse unas partiditas en la piscina. Uno de ellos fue a secarse tras darse un baño y, al tirar de la toalla, el mazo salió volando y acabó dramáticamente en el agua. Nuestro apurado compañero se tiró a por él temiéndose lo peor... pero al sacarlas comprobó que estaban intactas gracias al doble enfundado con unas "perfect".
Esta anécdota/historia de terror fue la que me animó a usar este tipo de fundas al menos en mis mazos principales. Si una perfect cualquiera puede salvar el día de tan heroica manera imaginad el valor de esta versión mejorada.

El mismo fabricante tiene un par de tamaños distintos, por lo que estas fundas os valen tanto para Magic como para otros juegos de cartas o juegos de tablero con cartas.
Recordad que estas fundas son solo para proteger las cartas; barajarlas tal cual haría que se rompieran con facilidad. Para poder jugarlas tendréis que enfundarlas dentro de fundas de juego estándar.

miércoles, enero 21, 2015

República Romana para L'Art de la Guerre

No fue difícil adaptar mis cartagineses a L'Art de la Guerre. Tengo una buena cantidad de púnicos en sí, además de ejércitos celta, celtíbero e íbero, por lo que simplemente juntando miniaturas, salía un ejército de quizás más de 300 puntos. Es lo bueno de los cartagineses.
Siendo un wargame histórico me gusta poder cruzar mis ejércitos con un rival íntimo o con un what if dentro del mismo periodo y geografía cercana. El problema era que mis romanos republicanos eran poco más que el ejército de DBA. Esto no podía quedar así, por lo que no tuve más remedio que actualizarlos para LAdG.

Las miniaturas que tenía son de Allain Touller, pero nuestro amigo francés está tomándose un descanso y estará fuera del negocio durante un tiempo (hasta febrero de este año, según me cuentan mis fuentes). Dentro de las opciones posibles de otros fabricantes terminé decidiéndome por Old Glory. Aunque Xyston fabrique las mejores miniaturas en 15mm, Old Glory es mi favorita. No sabría explicar exactamente por qué, pero hay algo en su estilo que me gusta mucho. Además vienen con los escudos ya pegados. Esto le parecerá una tontería a muchos, pero para mi le hace ganar muchísimos puntos, aunque sea en la cantidad de tiempo que ahorra.

En concreto compré dos bolsas de princeps, una de triarios y otra de hastati. Junto con las miniaturas que ya tenía de ATF y poniendo a Publio Cornelio Escipión como el general del ejército me salen unos 200 puntos bastante ajustaditos. Muy apropiados para pararles los pies a los bárcidas.


En esta foto podéis ver a los hastati. La unidad de la izquierda es de ATF y la de la derecha de Old Glory. Puestos uno junto a otro se ve claramente como la escala es perfectamente compatible.
Ambos fabricantes realizan unos 15mm "robustos". No tan grandes como los de Xyston (realmente más cercanos a los 18mm), pero abultando quizás un poco más que Essex o CB.


Aquí tenéis los princeps, todos ellos de Old Glory.
Estuve un tiempo dándole vueltas a qué colores usar para distinguir claramente las unidades. Las fuentes más útiles fueron varios libros de Osprey y unas cuantas partidas al Rome II Total War, que me sirvieron para darme una imagen muy visual de cómo podría quedar el ejército.
Al final opté por escudos rojos para los princeps, amarillos para los hastati y blancos para los triari. Creo que el efecto queda claro y luminoso, sin que parezca una explosión en una fábrica de pintura.
Decidí no decorar los escudos porque la documentación que he podido encontrar no era muy clara en este punto. Al parecer los tiempos interesantes que vivieron en este momento de la Historia no dejaban mucho rato de ocio para ponerse a pintar escudos... y armar levas era algo en lo que primaba más la rapidez industrial que el aspecto artístico. Afortunadamente el juego de colores entre unidades da la suficiente personalidad al ejército.


Aquí arriba podéis unas cuantas unidades de triari con sus lanzas. En ellas hay mezclados modelos de ATF y de Old Glory: la mejor forma de ejemplificar que encajan estupendamente.
Los modelos de ATF tiene las lanzas integradas. Los de Old Glory incluyen varillas de ¿acero? para cortar y equipar a las miniaturas. Lo malo es que no tienen punta, así que usé puntas de tapicero que tenía por mi caja de restos de 15mm.
Detrás podéis ver a nuestro amigo Escipión cortando el bacalao. En su caso las miniaturas son de Warmodelling. Las otras peanas de oficiales incluyen miniaturas de Warmodelling, ATF y CB.


Y en la foto superior el ejército al completo en formación manipular. Porque mola mucho.
Como veis un ejército de 200 puntos (los "puntos de torneo") de L'Art de la Guerre corresponderían prácticamente a un triple DBA. Para mi la medida justa como para que tenga un aspecto interesante sobre la mesa, pero sin que sea necesario invertir meses y meses en las tareas de montaje para poder jugar la primera partida. En mi caso pinté unas 20 peanas y tardé 2 semanas aproximadamente. Ya tenía las 12 de DBA pintadas, pero es un tiempo bastante razonable. Dependiendo de la velocidad y el tiempo libre de cada cual tener terminado un ejército de LAdG supondría aproximadamente un mes.

Estoy bastante cómodo con el tamaño de los ejércitos que he adaptado ya para L'Art de la Guerre (romanos republicanos, romanos alto-imperiales, celtas, cartagineses, macedonios y sucesores varios), tanto por la cantidad de miniaturas que requiere el juego como por la falta de espacio en mis baldas de 15mm.
Ahora que lo tengo todo preparadito lo cierto es que no quisiera cerrarme solo a LAdlG; estuve preguntándome sobre la posibilidad de jugar a Hail Caesar en 15mm y he visto que es perfectamente posible. He leído muy buenas reseñas del juego (divertido, muy centrado en movimientos...) y en cuanto pueda me gustaría darle una oportunidad. Tendré que obligar a Bairrin a fallar la tirada de salvación y traérmelo al dungeon :)

sábado, enero 17, 2015

Estación de combate Aquan

Junto con la estación de combate Relthoza pinté su equivalente Aquan.
Como quien no quiere la cosa con esto quedan ambas flotas en 1000 puntos. Lo que sería una flota de gran tamaño para Firestorm Armada (los "puntos de torneo" suelen ser 800).


La estación de los Aquan es una especie de gigantesca pelota espacial. No es que sea un diseño espectacular, pero me la imagino rellena de agua y tripulada por los delfines inteligentes de los Simpson y me hace gracia.

Utilicé el mismo esquema que el del resto de mi flota Aquan, con varios tonos de azul y turquesa. El caso es que -como tengo el resto de naves en el dungeon- no tenía referencias cerca y me quedó ligeramente más oscura que el resto. Bueno, qué se le va a hacer, no es como para montar un drama.


Además de las piezas centrales de metacrilato, al contrario que su equivalente Relthoza, este modelo va sobre una base de nave y con su correspondiente palito transparente.
Cuando lo sujeté para hacer el "posado" previo al pegamento no me dio buenas sensaciones. Es un modelo grande, con un centro de gravedad muy peculiar, y el agujero para ponerlo era demasiado ancho y demasiado poco profundo. Teniendo todo esto en cuenta pensé en dejar el modelo tal cual, sin base ni nada... pero tenía el presentimiento de que podía acabar rodando sobre la mesa de juego y los delfines del interior lo pasarían mal. Mi solución fue pegarlo directamente sobre la peana y pista. Queda bien, sólido y práctico.

miércoles, enero 14, 2015

WH: Obsolescencia vs Ecosistema Estable

En realidad quería que el título fuese "Games Workshop: Obsolescencia Programada vs Ecosistema Estable como modelo de negocio", pero quedaba demasiado largo y, posiblemente, demasiado pedante. Espero que, de todos modos, sea suficientemente ilustrativo de lo que el lector va a encontrar en este post.
Hablaré de WH porque es el juego en el que más me he movido, pero supongo que la mayoría de puntos será igualmente aplicables a WH 40K.

Un ejército enorme y a medio pintar: una imagen a la que estamos acostumbrados
En el principio...
En las tres primeras ediciones de Warhammer las distintas facciones del juego aparecieron detalladas en un único volumen. Forces of Fantasy para la primera edición, Battle Bestiary (ampliado posteriormente con Ravening Hordes) para la segunda y Warhammer Armies para la tercera.
Estas tres primeras ediciones podríamos calificarlas como la prehistoria de Warhammer, ya que el enfoque era totalmente distinto. En este periodo los cambios de edición buscaban mejorar las reglas, clarificarlas y optimizar el juego. Es una época de playtesting -por así decirlo- donde se va afinando.

La revolución de 4ª
Junto con 4ª llegaron los libros de ejército. Ahora el trasfondo estaba definido y WHFB dejaba de ser compatible con WHFRP. Y las listas de ejército pudieron explayarse en un libro para cada una. A partir de este momento tenemos reglas especiales para algunas unidades y muchas otras aparecían al calor del nuevo trasfondo.
La cosa había perdido un poco de su magia, pero desde luego el juego se volvía mucho menos farragoso.

El interludio de 5ª
Los cambios que se sucedieron entre 4ª y 5ª fueron similares a los que se dieron en 1ª-3ª. La 5ª edición consistió en una aclaración de los puntos brumosos de 4ª y un pulido del juego.
Algunos libros de ejército fueron renovados con el paso a 5ª, pero no todos, mientras que algunos ejércitos que no tenían libro propio en 4ª sí contaron con uno en 5ª. En principio el propósito era el mismo que el de la edición en sí: corregir errores, ajustar puntos... Desafortunadamente el juego empezó a descoserse aquí, con un libro de ejército de Altos Elfos que los situaba muy por encima de los demás libros de su edición.

6ª edición: el punto de inflexión
La llegada de 6ª supuso una reestructuración similar a la que fue 4ª. Algunas cosas fueron muy positivas, tanto a nivel de reglas, como en cuanto a las miniaturas en sí, pero fue también el definitivo cambio de rumbo del juego.
GW había entrado en bolsa 5 años antes y el cambio de rumbo se mostraba ahora a las claras: GW estaba dejando de ser una empresa de frikis para convertirse en un boyante negocio comandado por unos señores muy listos con impresionantes títulos en empresariales.

Unidad de 40 alabarderos: justo lo que necesitabas para que el juego fuese mejor

De 6ª a 8ª: la orgía de la obsolescencia
Si los cambios de edición anteriores buscaban corregir y mejorar puntos flacos, los cambios a partir de 6ª tuvieron uno solo propósito: sacar pasta a sus consumidores.
Y los aficionados empezaban a notarlos. Si en una edición la caballería era determinante en la siguiente se convertía en anecdótica. Si en tu libro de ejército una unidad era una maquina de picar carne en el siguiente se transformaba en un coro de palmeros (y aquella unidad que nadie usaba pasaba a repartir estopa cosa mala).
Para entonces ya era demasiado tarde para los jugadores porque se habían convertido en...

Clientes rehén
Estoy muy cabreado porque siento que me están sableando. Me fastidia que aquella unidad que me gustaba ahora sea auténtica bosta. Echo pestes porque tengo que comprar miniaturas para hacer más grandes las unidades que ya tengo.
El problema es que ya he gastado una cantidad crítica de dinero en este juego. Pongamos que mi ejército cuesta 300 euros. 300€ en miniaturas que he pagado, montado y pintado con mucho esfuerzo. ¿Qué hago? ¿Lo mando todo a la mierda y me meto en otro juego o sigo adelante refunfuñando para no sentir que he tirado dinero y trabajo?
He encontrado esta definición de "cliente rehén" en varios textos y es muy ilustrativa:
"Los Clientes Rehenes son aquellos que, a pesar de no estar contentos con nuestro producto, permanecen con nosotros. Esta situación se puede dar, por ejemplo, en mercados (semi)monopólicos en donde no perciben alternativas viables, o en categorías donde estos clientes ven como excesivamente oneroso el costo de migración a otras alternativas".

Rumores: la "gran idea" de 9ª
Ideas ha habido muchas hasta ahora. Tantas y tan buenas que ni clientes ni empresa parecen estar satisfechos con sus resultandos.
Según los rumores que hemos podido oír estos días 9ª supondrá otro cambio radical en WH. Tan radical que a duras penas podrá identificarse con el WH que conocíamos hasta ahora.
No voy a entrar en desgranar todos los rumores sobre 9ª porque supongo que a estas alturas todo el que esté leyendo estas líneas los conoce sobradamente. En cualquier caso el cambio de enfoque parece otra idea maravillosa de los señores de traje que ahora dirigen GW. Una idea tan mierdosa que -según fuentes que transmiten estos rumores- muchas voces dentro del Studio (los pocos frikis que puedan quedar en GW) están notablemente disgustados y enfadados.
No sé si las casas de apuestas permitirán especular con estos cambios pero, en mi opinión, si son tan radicales no suelen traer buenos resultados. Solo diré una cosa: Confrontation.

¿Una batalla de 8ª? No, seis ejércitos de 4ª
Secuestro vs Fidelización: cambios trepidantes o un escenario confortable
Nunca ha tenido una opinión muy buena sobre la carrera de ADE. Estoy seguro de que hay mucha gente brillante en el mundo, pero alguien que sabe vender fruta puede que no sepa vender muebles, y alguien que ha memorizado textos para aprobar unos exámenes puede que no tenga ni repajolera idea de qué es un maestro de la espada alto elfo y de qué clase de cliente lo compra.

El modelo de negocio de GW de 6ª en adelante se enfocó hacia la obsolescencia programada. Como he ido apuntando los cambios tenían como propósito hacer que los jugadores fuesen comprando nuevas unidades (y nuevos manuales y libros de ejército) avanzando alocadamente por un desfiladero como un mamut siendo emboscado por un grupo de cazadores prehistóricos. Todo este proceso les lleva a convertirse en clientes rehén.
Un cliente rehén está prisionero dentro de una pompa de jabón: tan solo le retiene dentro su propia voluntad. Pero ese factor de echar a perder el tiempo y el dinero invertido, o quedar descolgado del grupo de amigos, puede pesar mucho.
Esta es la trampa estrategia empresarial por la que ha optado GW. Tal vez inspirada por Apple... sensación que se hace más palpable con el paso del tiempo y con los lazos que van estableciendo con la marca de la manzana podrida.

Así pues tenemos a un jugador que se ha convertido en rehén de un juego que cambia a una velocidad trepidante. Está a disgusto, pero está. Gastando dinero en el proceso.
Pero, ¿y si el juego tuviese una edición absolutamente estable? Imaginad que en 6ª o 7ª WH se hubiese detenido. Esto es lo que hay. Esto es lo que habrá. Puede aparecer alguna campaña y alguna novedad relacionada, pero tus altos elfos seguirán siendo tal cual los conoces para siempre.
Sigues jugando con tus orejas picudas. Te diviertes. El juego te gusta. Pero una vez tienes todos los elfos que puedas desear no hay nada más. ¿Qué te queda entonces? Empezar un nuevo ejército.

Llevo años comentando esto y posiblemente a muchos les parezca una chorrada, pero desde mi punto de vista habría sido la mejor forma de rentabilizar este juego para GW. Si estoy en un ecosistema estable y se que no habrá sustos, una vez me haya aburrido (o no) de jugar con mis altos elfos puedo empezar tranquilamente con skavens. Con la seguridad de que no habrá un cambio de edición que me obligue a dejar en la estantería toda mi caballería élfica o a invertir otros 200€ en duplicar el tamaño de las unidades de mis ratas.
Para el cliente es más satisfactorio. Esta contento. Está tranquilo. Es un cliente fidelizado, pero no un cliente rehén.
Para la empresa venderle un ejército completo proporciona muchos más beneficios que obligarle a comprar un par de unidades cada cuatro años.
En mi opinión es algo bastante obvio. Aunque quizás no le parezca tan obvio a los astutos señores de traje que enarbolarán con orgullo eso de "que nos odien, con tal que nos teman".

En fin, esto no deja de ser un ejercicio de especulación, uno de esos "what if" que tanto nos gustan. Y con los planes de 9ª ya ni te cuento.
La parte positiva es que Oldhammer será una opción más atractiva para cada vez más jugadores. E incluso 6ª es Oldhammer ya. Y Oldhammer es un ecosistema estable. Tanto que, desde que estoy metido en la comunidad Oldhammer ya me he hecho tres nuevos ejércitos (sumando unos 9 ejércitos en total). Tranquilo y (a mi pesar) gastando. Pero por supuesto no gastando en productos GW... ¡qué cosas!


¿Qué opináis vosotros? ¿De qué forma os sentís más cómodos gastando vuestros chines en este caro hobby de los wargames en general?
¿Se os ha hecho largo este post? (si es así culpad a los que los suelen pedir :P) ¿Os gustaría leer más cosas de este estilo?
Muchas gracias por leer hasta el final, héroes ;)

sábado, enero 10, 2015

Cómo hacer peanas para 15mm

A raíz del artículo que escribí para Cargad (lo tenéis aquí, es una buena introducción para L'Art de la Guerre) volvió a salir la pregunta recurrente de qué bases/peanas usar para miniaturas de 15mm.

La opción más simple es recurrir a las que están a la venta. De metal, MDF u otros materiales. Ya cortadas y embolsadas según tamaños. El problema es que si necesitas X de tal profundidad, Y de aquella y Z de la otra, acabarás con peanas de sobra o con bolsitas de donde solo has usado una o dos peanas. Otro problema es que, cuando quieras ampliar tu ejército, necesitarás volver buscar al vendedor, con los posibles sustos si está fuera de mercado o lo que pudiera pasar.
Por mi parte mi idea es que -además de las anteriores razones- no me gusta gastar en algo que puedo hacer por mi mismo perfectamente, por poquísimo dinero y esfuerzo.


Yo utilizo láminas de plástico (o plasticard). Estas se venden en las tiendas de modelismo... pero también puedes encontrarlas por muchos lados de forma gratuita o mucho más baratas de lo que te costarían en una tienda de hobbies (¡recordad consultar en una ferretería antes de comprar cualquier cosa en una tienda de hobbies! ahorraréis mucho dinero).
En mi caso he utilizado durante muchos años plástico de envases. Gratis y ecológico, dando un nuevo uso a algo que iría a la basura. Sería el plástico transparente que veis en la fotografía.

Como iba quedándome corto de este material usé parte de una caja de Ikea que he utilizado para hacer diversas bases de escenografía. En concreto se trata de esta. Por 1,5€ tenéis superficie para bases y peanas hasta aburriros. Yo diría que tenéis para más de tres ejércitos de AdG por caja.

Corto la caja en planos con unas de esas tijeras gordotas de cocina. Supongo que tendrán un nombre específico, pero lo desconozco. Son esas que en el interior tienen una suerte de alicate que viene de maravilla para abrir botes de pintura que se han quedado duros.
Una vez tengo los segmentos listos utilizo un cutter para rallar una de las caras. Esto servirá para que las miniaturas agarren mejor al pegarlas. Es mejor hacer este paso ahora, en vez de efectuarlo peana por peana.

Una vez tenemos este paso listo no hay más que marcar líneas (un buen bolígrafo o un rotulador permanente fino son las mejores opciones) e ir cortando nuestras peanas.
Recomiendo ir cortando cada peana antes de marcar y cortar la siguiente; considerando la escala en la que estamos, si dibujamos todas las peanas juntas antes de cortarlas puede fácilmente darse el caso de que exista una diferencia de tamaño sustancial entre la primera y la última.
Para cortarlas podemos valernos de las mismas tijeras gordotas. Aunque no tenga ni idea de cual es su nombre vienen muy bien para todos estos proyectos.


Con nuestras peanas listas no hay más que pegar las miniaturas sobre ellas. Usar Loctite o Repair Extreme nos saldría muy caro. Yo utilizo NoMásClavos. Funciona genial, pega estupendamente, y deja un buen tiempo para poder ir colocando las miniaturas para que encajen bien unas con otras en la peana. Tenéis el original de Pattex y la versión de marca blanca de otros fabricantes (Leroy Merlín, por ejemplo).


Cuando la pasta de montaje está seca (unas cuatro horas) podéis pasar al siguiente paso. Aquí texturizamos la peana. No tiene ninguna complicación, tan solo es pegar arena y guijarros a las  peanas.
Se puede usar cola blanca, aunque esta tiende a "resbalar" sobre el plástico y puede que no cubra bien todas las zonas. En este caso yo he usado pasta para baldosas.
La pasta para baldosas es una especie de cemento en pasta. El propio producto ya tiene cierto grano, así que es perfectamente posible extenderlo sobre las peanas y dejarlo tal cual. Yo prefiero ponerle la arena para que gane textura extra.

Tras este paso ya solo queda esperar (unas 12 horas estaría bien) y ya podemos imprimar y empezar a pintar nuestras miniaturas. Es importante este tiempo de espera, porque si la pasta sigue medio fresca podemos darnos un susto cuando la mojemos con la pintura.
Como nota adicional (para cualquier otro proyecto de escenografía) hay que tener en cuenta que la pasta de baldosas no pega demasiado bien el poliestireno extruído (el corcho aislante de colores), y tendremos que utilizar pasta de montaje.

Como veis es fácil y barato. Y podemos tener las peanas que deseemos junto cuando las queramos.
Ahora me queda ponerme a pintar multitud de princeps, hastati y triarii para mi ejército romano republicano de L'Art de la Guerre ;)

miércoles, enero 07, 2015

Estación de combate Relthoza

Durante las fiestas he estado pintando un par de cositas para Firestorm Armada. En concreto dos estaciones de combate y varias fichas de alas de aeronaves.


La que os traigo hoy es la estación de combate de los Relthoza. Un enorme cachivache espacial lleno de arácnidos alienígenas con muy mala idea.

El tema del pintado no tiene mucho misterio. Como el resto de mi flota Relthoza va en bronce con algún detalle plateado y dorado.
La gracia del asunto está  en los chismes de metacrilato que sustentan la estructura. He visto que hay gente que los pinta, pero decidí dejarlos tal cual para simular que no están ahí y que la estación son tres piezas independientes que flotan en paralelo por algún sistema gravitatorio o vaya usted a saber qué. Cosas que se me ocurren. No es que sea por vagancia, porque disponerlas sin mancharlas de pintura y sin que el pegamento marque la estructura suponen complicaciones adicionales.


Cuando lo pintaba me recordaba mucho al edificio de la Tyrell Corporation. Supongo que no lo habría parecido si lo hubiese pintado con otros colores, pero tiene su aquel.

sábado, enero 03, 2015

Drows: caballería ligera

Como le doy a Oldhammer y no estoy muy al corriente de las cosas GW supongo que no se llamarán caballería ligera, si no "lanzas crueles" o alguna tontuna por el estilo, pero diciendo "caballería ligera" creo que todos sabemos de lo que estamos hablando.
Estas miniaturas son la caballería de elfos oscuros de resina plástica de Game Zone. Buenos, bonitos y baratos.
Monté un par de unidades de cinco jinetes cada una con su grupo de mando.


Desde la primera vez que la vi me encantó este modelo de música drow. No solo por las razones obvias; la capa con capucha me pareció tremendamente molona. Pensé en un montón de transformaciones, pero hete aquí que al final he terminado haciéndome con un par de ellas y utilizándolas como, bueno, elfas oscuras.


Si uno se fija ya en otros modelos resulta que el campeón (el que va completamente acorazado) también es una miniatura muy buena. Le encuentro un montón de usos adicionales.

Decidí pintar ambas unidades igual, por si algún día necesito unirlos en una sola. Soy muy maniático para esas cosas, y alguna vez que he querido hacer algo así pero ha resultado que los esquemas de colores no eran los mismos me he resistido a hacerlo por motivos puramente estéticos.