sábado, octubre 18, 2014

Ingrid, vikinga

Aunque nunca me han faltado miniaturas que anhelar en mis pedidos a Reaper esta llegó a casa por petición de mi señora, durante uno de los periodos de juego intenso de Skyrim. Un aire tiene, y no le costó mucho convencerme.


Ingrid, guerrera vikinga es un modelo del genial Werner Klocke de la marca Reaper.
Antes de pintarla realicé una transformación menor recolocando el brazo de la espada. En lugar de ponerlo hacia arriba en la tradicional pose "here I stand" lo posicioné de forma horizontal, dándole un aspecto mucho más dinámico.
Por lo demás el nivel de detalle y el diseño es sobresaliente.

Para pintarla elegí una paleta muy-muy reducida. Quería un aspecto realista y sucio. Como si hubiese saqueado el equipo de cualquier lugar por su utilidad práctica, no por su belleza. De ahí la preeminencia del metálico, incluso en el escudo, donde no muestra blasón alguno.

Ingrid se suma a mi creciente número de bárbaros. Ya sabéis, es difícil saber cuando uno tiene suficientes miniaturas de bárbaros :P

miércoles, octubre 15, 2014

Nemus: geografía física

En la anterior entrega os mostraba la primera versión del mapa. Como comentaba estoy haciéndolo por capas (literalmente en Photoshop), y en este artículo trataremos la geografía física con la actualización del mapa que incluye ríos y un par de estrechos.
Tampoco soy ningún experto en estos temas, por lo que podéis sentiros libres de señalar cualquier inconsistencia científica. Es más, os animo a ello.
He centrado el mapa de forma que la principal masa de agua separe el mundo en dos secciones claramente diferenciadas; a partir de aquí hablaré de oriente u occidente.


Orografía
A simple vista se puede apreciar que el principal conjunto montañoso de Nemus está en la zona oriental. Aquí se encuentran también los picos más altos. Tiene su origen en el choque entre la placa sur-oriental y la oceánica central.
En las regiones nor-oriental y en la occidental existen formaciones montañosas de menor importancia.
La mayor parte de la superficie de Nemus está cubierta de suaves colinas y landas.
También destacan los valles glaciares y las fértiles llanuras fluviales.


Geocriología
El 15% del agua de Nemus está presente en forma de hielo.
Además de los grandes glaciares de las cadenas montañosas, destaca sobre manera los amplios círculos polares. Antes de alcanzar las grandes extensiones cubiertas de hielo perpetuo se extiende una amplia tundra, con una generosa capa de permafrost en las zonas más próximas a los polos. Aunque con la llegada de los meses cálidos la superficie presenta una espectacular explosión biológica, el suelo permanece congelado, lo que limita la vida vegetal a poco más que arbustos de raíces de escasa profundidad.

Click para ampliar

Hidrografía
La superficie de Nemus donde no están presentes montañas ni colinas se compone de tierras bajas o bien anegables, o bien de un nivel freático muy poco profundo.
Gran parte de la geografía está surcada por ríos originados en las montañas o por la descongelación estacional de los glaciares. Tras descender de las cordilleras estos suelen discurrir por llanuras fluviales de gran fertilidad.
Son frecuentes los pantanos y marismas, especialmente en las zonas cercanas a las desembocaduras.
También están presentes numerosos lagos de aguas dulces.


Oceanografía
En Nemus existen dos grandes masas oceánicas: un cuerpo de aguas frías en la región nor-occidental, y un gran mar central cuajado de islas y penínsulas que se internan en él.
Gran parte del mar norteño se congela durante los meses fríos, y son comunes los icebergs durante el deshielo.
La mayoría de los ríos importantes desembocan en el gran mar central.  Este ocupa una gran extensión de la superficie planetaria, llenando las zonas más bajas de Nemus y formando una red de mares menores que se unen a través de estrechos.

*****

Esta es -a muy grandes rasgos- una visión más cercana a la superficie de Nemus.
La mayor parte del tiempo lo he dedicado al trabajo en Photoshop de los ríos. He intentado centrar mis esfuerzos en crear unos cursos fluviales naturales, descendiendo desde montañas y glaciares. Quería que la red hídrica tuviese una importancia notable en el mundo y, aunque podéis ver numerosos ríos, estos son solo los más caudalosos.

La enormidad del proyecto hace poco manejable una descripción global de todo el mundo, por lo que a partir de ahora empezaré a fragmentarlo por regiones. Iré situando culturas por la geografía y me ocuparé, paso por paso, de ir describiendo cada zona en mayor profundidad.

sábado, octubre 11, 2014

Vaeloth, paladín tiflin

Junto con Tiviel este es el otro tiflin de mi colección. Y al igual que ella tiene utilidad tanto como personaje como enemigo.


Vaeloth, paladin tiflin también es un modelo Reaper  de metal, aunque cuenta con su alternativa en Bones.

Busqué el carmesí y el dorado como colores centrales de la miniatura. El resultado sería luminoso, y muy diferenciado a otros miembros de su grupo o secuaces, resaltando así su inusual origen.
El diseño del escudo me dio muchísimos dolores de cabeza, ya que no era capaz de plasmar satisfactoriamente ninguna de mis ideas debido a la peculiar forma de este. Finalmente terminé copiando el pintado de ejemplo de Reaper.
Como la base integrada era ligeramente más grande que la peana de 20mm la recorté un poco y la moldeé de forma que simulase un pedrusco sobre el que el personaje posa desafiante.

OmniCast TV Dongle

Suena rarísimo, lo sé, así que convendrá explicar un poco que es esto.
Básicamente se trata de un gadget que convierte televisiones convencionales en smartTVs y, al mismo tiempo, permite proyectar en la televisión el contenido del smartphone (o de un portátil o una tablet).
Existen varios en el mercado, pero posiblemente este sea uno de los más versátiles y más baratos. Concretamente en Mobilefun está a muy buen precio.

Presentación del OmniCast en su cajita
El producto incluye el dongle y un cable USB-miniUSB. El dongle es similar a un pendrive, y se conecta al puerto HDMI del televisor. El cable sirve para que use el puerto USB como fuente de alimentación; con lo que es posible dejarlo permanentemente puesto en la televisión sin tener todos los cables liados hechos un completo desastre.

La instalación es sencilla, siendo completamente plug'n'play. Además, si tenemos Wi-Fi, nada más instalarlo hará la actualización de firmware "al aire".
Para poder utilizar este aparato también necesitaremos una app ad hoc. Hay varias similares con funciones muy parecidas, así que esto ya es cuestión de gustos, principalmente por el aspecto visual de la interfaz. Personalmente me bajé EZCast, que es gratuita y funciona de maravilla.

Proyectando un vídeo en la televisión
Como decía una de sus funciones convierte nuestros televisores convencionales en smartTVs, permitiéndonos visualizar diversas páginas de vídeos (como YouTube) o webs en la pantalla. Para poder utilizar esta características necesitaremos, obviamente, una conexión Wi-Fi.
También podemos utilizar el OmniCast como "proyector" de contenidos de nuestro móvil en nuestro televisor. Así pues seremos capaces de ver vídeos o fotos que tengamos y podremos dar la paliza con las fotos de nuestras vacaciones en plan 2.0 :P
Habría que señalar que tiene otra serie de opciones secundarias, como la posibilidad de proyectar documentos... o incluso juegos nativos online. En el firmware actual dispone de blackjack y dados (el mentiroso), y señala que, en el futuro, se irán introduciendo nuevos juegos.

Si no dispones de una smartTV pero no quieres renovar tu televisión de plasma esta es una excelente opción para disfrutar de muchas de sus funciones.
También me ha parecido particularmente interesante para proyectar contenidos en reuniones de trabajo o cursos.

Como todo esto puede ser un poco confuso en frío texto os dejo un vídeo en el que podéis ver la instalación y el funcionamiento del OmniCast de una forma mucho más gráfica.


miércoles, octubre 08, 2014

Nemus: características planetarias

Mis conocimientos de astrofísica y geología son muy limitados, pero tenía claro desde el primer momento que quería que mi mundo tuviese cierta factibilidad física. Habrá espacio para la magia, pero esta será bastante sutil y de modo alguno capaz de manifestar influencia a nivel planetario.


Habría que empezar desde el principio y explicar el nombre del mundo: Nemus.
En un primer momento tenía pensado algún nombre de influencia escandinava, pero concluí que eso predisponía en demasía la estética general en un determinado sentido, así que busque una nomenclatura más tenue. Y así llegué a Nemus.
Nemus es latín y viene a significar algo así como "claro del bosque". Posiblemente recordaréis una novela de Ursula K. Le Guin llamada "El Nombre del Mundo es Bosque". Me parece un título muy evocador que ha terminado sugiriendo el nombre de mi mundo. Digamos que en el albor de la civilización el planeta estaba cubierto por bosques casi en su totalidad; los primeros pobladores veían su mundo limitado al espacio despejado de árboles y maleza donde se asentaban. Es decir, su nemus.

A decir verdad aun estoy intentando decidirme por las características del sistema solar de Nemus.
La idea de Lorwyn/Páramo Sombrío me pareció muy interesante, con un mundo que se aleja del sol durante la mitad del ¿año? ¿ciclo? de modo que pasa la mitad del tiempo en un verano exuberante y la otra mitad en una oscuridad ominosa. En cierto modo es algo similar a Canción de Hielo y Fuego, con un Invierno y un Verano (con mayúsculas). Aun tengo esta idea en el aire, pero me parece que a nivel medioambiental la realidad sería demasiado extrema. Vamos, tendrían que convivir por turnos plantas basadas en fotosíntesis y otras que se alimenten de fuentes geotérmicas, mediatizando la biosfera en su conjunto. Demasiado alenígena, en suma, para la visión que tengo en mente.

Sí tengo claro que será un mundo tipo hierro/silicatos, con un núcleo de hierro fundido capaz de generar una magnetoesfera que proteja el planeta de los vientos solares. Mystara tiene muchas posibilidades de juego, pero un núcleo hueco hace que el planeta sea físicamente inviable.
Nemus también tendrá una o más lunas que estabilicen sus movimientos y normalicen el flujo de las mareas. Aunque también cabe la opción de que Nemus sea la luna (o una de ellas) de un cuerpo planetario más grande. Algo que en términos estadísticos/astrofísicos es hasta más probable (y muy infrecuente en fantasía y ci-fi).

Otro factor crucial es el tamaño del planeta. Una supertierra como las que recientemente se están descubriendo ofrecen una mayor superficie "de juego", pero la vida sería muy distinta a la de la Tierra o a la habitual en cualquier mundo de fantasía, ya que la gravedad condiciona las formas de vida.
La gravedad depende del tamaño del planeta y de la densidad de los materiales que lo componen. Los planetas gaseosos como Júpiter tienen una gravedad que no correspondería a un mundo rocoso de su tamaño, pero necesitamos un mundo rocoso para sostener un ecosistema terrícola/fantástico.
Si un planeta (una supertierra) tuviese una alta gravedad las formas de vida estarían condicionas a adaptarse; tal vez con seres con muchas y/o gruesas patas, o arrastrándose como serpientes. Nada apropiado para mi propósito, en cualquier caso.
En resumen, lo quiera o no, Nemus deberá tener unas dimensiones similares a las de la Tierra.

También, al igual que la Tierra, deberá estar situado en una Zona Ricitos de Oro. Pero no solo la distancia relativa al tamaño de su estrella es de vital importancia: el albedo es igualmente importante y no suele tenerse en cuenta habitualmente.
El albedo es el porcentaje de radiación que refleja un planeta. Las nieves, los hielos y las nubes reflejan mucha radiación. En resumen un albedo alto da lugar a un planeta más frío.
Y a esto hay que sumarle la influencia del grado de efecto invernadero, que es capaz de hacer vitalmente inviable un planeta de la Zona Ricitos de Oro, como es el caso de Venus (¡cuidado, Tierra!).
Nemus tiene un porcentaje de agua líquida en superficie inferior a la Tierra pero, por contra, la cantidad de hielo (en casquetes polares y glaciares) es superior; +15% frente al 10,4% terrestre.
Las precipitaciones son también más frecuentes que en la Tierra, pero eso es otro factor que veremos más adelante. Baste decir que Nemus tiene abundancia de zonas con una capa freática a cotas muy próximas a la superficie.

Los factores anteriormente citados determinan una temperatura media de 19ºC, con una variación térmica muy tenue, difícilmente superando máximas de 21ºC. Las regiones polares también disfrutan de esta estabilidad, manteniendo la superficie helada estable. Nemus no tiene una región tropical tan cálida como la terrestre.

La composición tanto mineral como gaseosa de Nemus es muy parecida a la terrestre, sobre todo los gases, con abundancia de nitrógeno y oxígeno. Condición también indispensable para la vida terrícola/fantástica.
Por contra la geología sí tiene sus peculiaridades y procuraré tratarla detenidamente en próximas entregas.

Tanto el globo como el mapa que ilustran este artículo están en la fase 1.0 del trabajo. Estoy haciéndolo por capas, siendo la siguiente la adición de un par de estrechos y el sistema fluvial. Pero, en general, os servirán para haceros una idea muy precisa de la situación de Nemus en este preciso momento.
Dejo sin tratar muchos otros factores importantes -lo sé- y alguno de los que expongo podrían estar sujetos a revisión, pero como estáis viendo me estoy tomando todo esto bastante en serio y tiene trabajo en grandes cantidades.
Me gustaría citar las fuentes en las que me he basado para ir haciendo este proyecto, pero me temo que al tiempo que las acumulaba en mi bagaje he ido olvidando donde aprendí esto o aquello. En general el escaso mérito que pueda tener se lo debo a documentales y a algunas lecturas ocasionales, ya que la física y la química fueron contrincantes muy complicados para mi en mi época escolar. Los datos puntuales pueden atribuirse con justicia a la Wikipedia y a la U.S. Geological Survey.
A pesar de mis limitados conocimientos en estas materias estos asuntos me parecen muy interesantes, pero a lo mejor para vosotros está resultando un tostón: sentíos libres de opinar en los comentarios.

sábado, octubre 04, 2014

Tiviel, pícara tiflin

Estoy intentando que no se pierdan las fotos de las miniaturas que saqué ya hace un tiempo y que, hasta ahora, no había publicado en el blog.
De entre ellas llega Tiviel, pícara tiflin de Reaper.


Una miniatura de Derek Schubert, que suele traernos muy buenos trabajos. Este modelo en concreto es de metal, no la versión de Bones.
No sé si habrá muchas opciones de utilizar una pícara tiflin, pero si no es como jugador sí que colará muy bien como villana.

Nunca había pintado un tiflin antes, y suponía algo muy nuevo. Quería que la piel dijese a las claras que no era un humano, pero tampoco quería unos tonos estrafalarios tipo WoW. Finalmente me decidí por un magenta muy muy tenue, iluminándolos con tonos carne que creo consiguen el efecto deseado.
Para las prendas utilicé un tradicional negro/carmesí, con unos toques dorados en los metales.

No es que el modelo sea extraordinario, pero aun siendo lineal el esculpido es muy bueno y la postura de la cola da mucho movimiento a la miniatura, dotándola de un aire muy orgánico.

miércoles, octubre 01, 2014

Nemus: diseñando un mundo de fantasía

Hace unos días comentaba que estaba coqueteando con la idea de crear un trasfondo propio para jugar wargames de fantasía. Empecé a considerar esta idea de una forma más ambiciosa hace poco, pero fue en el momento en el que estaba pintando enanos cuando empecé a darle vueltas.
Aunque, indagando un poco más, esta inquietud está en el tiempo en el que Aventuras en la Marca del Este estaba escribiendo su trasfondo. Había en él elementos de muchos orígenes; algunos de ellos me encantaban, pero otros me parecía que no cuadraban con el resto.
Vamos, que -en resumen- por unos u otros motivos una cierta idea general me ha ido empujando en esta dirección y he pensado que un buen modo de darle forma es comentarlo y desarrollarlo es a través del blog, por lo que es de esperar una serie de artículos más o menos periódicos sobre este tema vayan apareciendo, siendo este una introducción.


Así me aburrí del Viejo Mundo
Diría que, salvo alguna excepción puntual, todas las partidas de wargames de fantasía a escala grande las he jugado en el mundo de Warhammer durante los últimos veintitantos años.
Sabemos que no es un mundo muy original, ya que toma mucha inspiración de otros ya existentes. Lo cual no es necesariamente malo; es justo reconocer que todos caminamos a hombros de gigantes y que, consciente o inconscientemente, tomamos ideas de múltiples fuentes. Esta será una de las directrices en la creación de mi propio trasfondo aunque, evidentemente, me alejaré del Viejo Mundo en todos los puntos que no me gustan.
Últimamente hay mucho debate en torno al inmovilismo de la línea temporal de Warhammer y el súbito y radical avance de estos meses con el rollo de Nagash. Para mi esto no es un problema. Lo mismo que para muchos los episodios I-III de StarWars no existen, siendo el juego tuyo nadie te obliga a comulgar con piedras de molino trasfondísticas; puedes tomar lo que te venga en gana, no hay ningún drama con ello.
Lo que sí me resulta molesto es que la geografía ha dejado de ser algo misterioso y ambiguo en muchos puntos para convertirse en algo así como baldas donde exponer los diferentes ejércitos. Todo está muy clasificado y normalizado. Los bretonianos son así y asá, estos son sus ducados, esta es su heráldica, esta es su visión del mundo, etc. Todo muy monolítico, escrito en piedra. Sí, claro, puedes morfear lo que quieras para dar cabida a tu visión personal pero... ¿por qué no ser más ambiciosos e ir mucho más allá? Vamos, el propósito de esta serie.


Línea argumental vs Sandbox
Me apasiona la Tierra Media. Es sin duda el universo de fantasía que más me gusta. Pero nunca me ha gustado jugar a rol en él. ¿Por qué? Porque es una historia cerrada, con una línea argumental definida, donde determinados personajes llevan sobre sus hombros la evolución de todo su universo.
El grupo de PJs puede desfacer algún entuerto de menor entidad en las lindes de la civilización (como muy bien está enfocando el JdR El Anillo Único), pero la cosa termina volviéndose un tanto peculiar cuando se cruzan con Gandalf, cuando hacen (o quieren hacer) un acto de de gran repercusión, o cuando se abre la puerta a what ifs. Son posibilidades reales y que no tienen nada de malo si el grupo disfruta con ellas, pero a mi nunca me han atraído.

Sí me ha gustado jugar en universos que, o bien no respete a nivel de trasfondo, o que sean lo suficientemente grandes para dar cabida a mil y una peripecias aventureras.
Para esto es importante que no haya una línea argumental definida hacia un hecho crucial (X se enfrentará a Y -o destruirá Z- para salvar o condenar el mundo, y la vida de todos sus habitantes giran en torno a ello).
En un universo sandbox el lector/jugadores/generales tienen una idea clara del lugar donde están y sus circunstancias, y una idea más general de lo que hay más allá. Como si todo estuviese cubierto de una niebla de guerra que va desvelándose según la dirección en la que se muevan. No hay nada sagrado ni un un canon que vulnerar, y todo el mundo parece estar al servicio de la propia aventura.

No quiero decir que las aventuras a pequeña escala -o con un alcance y repercusión limitada- no me gusten. En los JdR históricos acostumbran a ser así y los he disfrutado mucho. Pero si planteamos un mundo para wargames es más útil y armonioso si se plantea como sandbox libre. Por seguir el ejemplo anterior: como si unos faros de civilización/culturas salpicasen un mapa cubierto por niebla de guerra.

El espíritu hyborio 
"En este mundo todos los hombres son valientes, las mujeres bellas, la vida es una aventura y los problemas son simples."
Esta frase de la introducción de las novelas de Conan siempre me ha parecido hermosa e inspiradora.
Sí, es de los años 30 y es muy sexista, pero ese no es el caso ahora, y lo que me interesa de ella es su espíritu.
Hyboria es un mundo al servicio de la aventura y es un magnífico ejemplo de sandbox. Todo está allí para que Conan lo robe, lo derrote o lo seduzca. Vaya donde vaya el mundo se despliega y la sensación de magia y la puerta hacia lo inesperado están siempre presentes.
Robert E. Howard es una de mis influencias y habrá mucho de él en todo este proyecto.


Los mundos de D&D
Son coloristas, horteras y muy del gusto americano. Pero también tienen sus cosas buenas. Y la principal es su impresionante diversidad animal, cultural y monstruosa. Arneson y Gygax no se pusieron filtro.
No quiero algo tan extremo para mi mundo, pero sí quiero que, como decía, la puerta a lo inesperado esté abierta. Y es posible que bajo la superficie del mundo haya otro. Y uno más a su vez bajo este. ¡E incluso aun otro bajo los dos anteriores! Quiero que haya muchas culturas o razas que puedan relacionarse y que si mañana Bairrin aparece con un ejército de kobolds el trasfondo de este mundo tenga la posibilidad de darle cabida.

Pathfinder: el mejor de todos los mundos posibles
Eso dice la contracubierta de su libro de setting. No es que yo lo vea así, pero entiendo la idea que quieren expresar. Otros lo han llamado theme world, o "mundo de parque temático" y también es una buena definición.
Al igual que Pathfinder es una sublimación (espero se entienda el término) del manual de D&D, también su mundo de campaña lo es de los universos de D&D. Tiene lugar para todas las razas, para todas las culturas (léase todas las de inspiración histórica del Mundo Real) y todos los escenarios de juego posibles. Desde la fantasía clásica al antiguo Egipto, lugares demoníacos al más puro estilo WH, o territorios donde la fantasía y la ciencia ficción se encuentran.
Es, como en el caso de D&D muy colorista. Cosa que yo no busco. Ni tampoco que sea tan radical en su diversidad. Pero sin duda parte del enfoque de sus autores también ha calado en mi.


El multiverso de Magic: the Gathering
Pocos prestan atención al trasfondo de MtG pero, en mi opinión, están desarrollando el más imaginativo, original y trabajado de las últimas décadas. Da cobijo a su creciente panteón de caminantes de planos, y cada uno de los planos es brillante en su diseño.
Tenéis un ejemplo bastante ilustrativo en el resumen que hice del plano Zendikar (1, 2 y 3).
Cada uno de los planos es diferente, no solo del resto, si no de los mundos de fantasía más conocidos. Podríamos citar al mundo-ciudad de Ravnica o al dual plano fluvial de Lorwyn, pero todos ellos merecen un análisis más concreto.
Lo que sí podemos achacarles -y de lo que pretendo huir en la creación de un mundo propio- es que están intensamente fijados en un tema.

Nivel tecnológico
Como decía, hay parte del mundo de la Marca del Este que me encanta. Concretamente esa inspiración en el Imperio Romano tardío. Lamentablemente la magia se rompe cuando se ven PNJs con  loricas segmentatas.
No es ningún secreto que me apasiona la Edad Oscura. Tanto a nivel tecnológico bélico (y su forma de hacer la guerra), como la visión mistérica del mundo, tal como se narra en Beowulf, por poner un ejemplo muy claro.
Cerrar tanto el marco tecnológico deja fuera las armaduras pesadas bretonianas y -aun más evidentemente- la pólvora negra del Imperio. No quiero excluirlos de mi trasfondo, pero sí hacerlos más únicos. El Imperio no tendría cabida en mi mundo, pero sí una ciudad como Marienburgo, donde podrían encontrarse ingenieros y científicos; las armas de pólvora estarían ahí, pero serían muy raras y costosas. Los bretonianos podrían ser una orden militar y mitológica encargada de proteger una especie de Avalon y buscar artefactos ligados a su onírico origen. Pero no son más que meros esbozos.
En cualquier caso el nivel tecnológico sería bajo, con esos apuntes puntuales y tal vez alguna tecnología perdida de civilizaciones pretéritas.


Reinventing fantasy races
Hace tiempo me encontré con un blog tan peculiar como interesante. Se llama Terminally Incoherent y, entre otros muchos asuntos que nos son ajenos, toca en ocasiones temas de nuestro mundillo desde una perspectiva muy original. Concretamente bajo la etiqueta "Reinventing Fantasy Races".
Recomiendo encarecidamente su lectura a cualquiera interesado en la fantasía .
Luke Maciak comenzó rediseñando las razas clásicas de fantasía y ha terminado diseñando un mundo propio, de forma muy similar a la que me propongo. Ha sido una inspiración y es justo reconocerlo aquí.

Inspiración artística
Una imagen vale más que mil palabras, y muchas veces una ilustración tiene la capacidad de evocar sensaciones y atmósferas que sintonizan mucho con la idea de fantasía que uno pudiera tener.
En mi caso hay una serie de autores que influyen e influirán en mi forma de imaginar y diseñar un universo fantástico. Nombraré unos cuantos, porque es imposible citarlos a todos. Bien porque son muchos, porque no recuerdo los nombres de todos, o porque algunos influyen de una forma aun más sutil.

- John Bauer: su particular estilo en la ilustración de cuentos de hadas escandinavos y, muy en particular, su interpretación de los trolls, es una de mis principales influencias artísticas. Mi proyecto troll está motivado en gran parte por él.
- Brian Froud: en concreto su trabajo cinematográfico junto a Jim Henson. La atmósfera y el diseño de personajes de Dentro del Laberinto y Cristal Oscuro me han marcado desde siempre. Las esculturas y diseños de Toby Froud, hijo de Brian, también merecen una reseña específica en este apartado.
- Angus McBride: el celebrado ilustrador de Osprey. También conocido por sus ilustraciones para el JdR de El Señor de los Anillos. Este fue el primer juego de rol al que jugué y sus diseños con ese estilo "Edad Oscura" me cautivaron desde entonces.
- John Hodgson: ilustrador de diversos juegos de rol. Su peculiar estilo y su paleta de colores (y ese aspecto perpetuamente nublado) encajan con lo que mi visión de un universo de fantasía transmite.
- Gary Chalk: involucrado en los primeros tiempos de GW y conocido por la serie del Lobo Solitario. Magnífico tanto en color como en blanco y negro. Un estilo muy retro, que enlaza con mi primera relación con este mundillo.
- Paul Bonner: otro ilustrador de antaño, pero que ha permanecido muy activo. Me gusta su forma de tratar la naturaleza: el liquen, el brezo, las piedras. Muy evocador.
- Larry MacDougall: el heredero artístico de John Bauer. No tan conocido, pero un artista increíble.


*****

Todo este proyecto toma mucho tiempo y en absoluto puedo comprometerme a unas entregas periódicas, pero quiero que vaya desarrollándose en el blog.
El próximo ejército de Oldhammer acaparará gran parte de mi tiempo libre en los próximos meses y usaré este espacio para ir compartiendo los avances. Después hay algunas otras cosas con pinceles en el horizonte. Es difícil intuir un calendario, también porque muchos posts están programados con anterioridad (como lo está este mismo) para servirme de colchón en los periodos en los que podré dedicar menos tiempos al blog.
En cualquier caso este va a ser un proyecto vivo y espero que podáis ir viéndolo.

Es, sea como sea, un proyecto muy teórico y puede ser bastante denso, por lo que me gustaría que me contaseis por aquí vuestra opinión al respecto.

sábado, septiembre 27, 2014

¡Hrímþursr! Gigante de hielo

Compré esta miniatura cuando salió en Bones. Me gustaba un montón y no pensaba dejar pasar la oportunidad de tenerla a buen precio. Con la llegada del proyecto troll ha encontrado su lugar. Aunque también puede salir sin amigos y usarse para otros juegos.


Los gigantes de hielo o escarcha tienen su origen en la mitología nórdica, aunque en la cultura popular se hicieron populares gracias a un relato de Conan y, más tarde, por su aparición en Dungeons & Dragons.

Al igual que el modelo de montaña que visteis anteriormente, esta también es más alta que un ogro de Warhamer, pero menos que un gigante. Algo inferior a Throgg aunque, como este, también va justa en una peana de 40x40.

Mi ejército troll está compuesto por criaturas de las tierras del norte, aunque esta giganta de hielo viene de aun más al norte, como emisaria del Rey del Invierno. Tomará el papel de una maga a nivel de juego. Usaré las reglas de un mago humano y, aunque a nivel competitivo tener la peana más grade es peor, mola muchísimo más, encaja con el trasfondo del ejército y estamos aquí para divertirnos,

Para el pintado fusilé el de la web de Reaper. Simplemente el esquema y la máscara eran demasiado chulos para pintarlos de otro modo. En la peana dejé el esculpido de nieve de la miniatura, aunque tuve que recortarlo un poco para que encajase.
Sigue teniendo una apariencia feral, pero destaca evidenciando un origen distinto al resto del ejército.
Quién sabe por qué el Rey del Invierno la ha enviado al sur con las hordas troll... seguro que para nada bueno.