miércoles, marzo 22, 2017

Unicornio Destello

Estos últimos días he estado probando algunos juegos infantiles. Como pudiera ser que alguno de los lectores del blog pudiera ser padre, tío, hermano o abuelo he pensado que hacer unas breves reseñas podría resultar interesante. Tampoco es que se salga mucho de la línea del blog ya que, al fin y al cabo, son juegos de mesa. Sin más dilación vamos allá con el primero: Unicornio Destello.

Y empezamos con este por su gloriosa caja rosa y sus cristales mágicos de color... rosa.
Unicornio Destello es un juego para 2-4 jugadores a partir de los 3 años. Cada jugador toma el papel de un unicornio de las nubes que ha de escapar de una tormenta recogiendo los cristales mágicos que forman el tesoro de las nubes.

La mecánica es sencilla: tiramos un dado para ver cuanto avanza nuestro unicornio y por el camino vamos cogiendo o regalando cristales mágicos. El ganador será no el primero en llegar a la meta, si no quien llegue a ella con más cristales.

Como podéis comprobar la complejidad del juego es nula; el foco está orientado a que los más pequeños aprendan a contar (casillas y cristales).
La caja indica que se puede jugar a partir de 3 años, pero el problema es que no creo que se pueda jugar mucho más allá sin que resulte monótono.
Además, en lo relativo a aprender a contar, Unicornio Destello no da mucho más de lo que pudiera dar una clásica oca. En cualquier caso el sobreestímulo de colores y los dibujitos lindos seguramente capten la atención de los niños más que el tablero de la oca del trastero. Y siendo un juego que no llega a los 20€ parece bastante razonable.


Lo mejor:
- La caja y la portada. Mucho rosa y unicornios... eso tiene que ser bueno.
- Los cristales mágicos. Son un tesoro dentro de la caja.
- El precio. Para el volumen y el contenido es razonable.
- La sencillez. No es necesario aturdir a los niños con muchas explicaciones.
- El espacio. Aunque tiene sus extras el tablero en sí es pequeño y se puede jugar en cualquier parte.

Lo peor:
 - Es tan sencillo que puede resultar alienante para los adultos que tengan que jugarlo.
- A partir de los 5 años (y posiblemente antes) también los niños lo encontrarán monótono.

miércoles, marzo 15, 2017

Reseña: set de escenografía Highlands

Como sabéis no soy muy partidario de comprar "escenografía para wargames". Si de hacerse con cualquier otra cosa y transformarla en algo que puedas usar con tus muñequitos, o alguna excepción ocasional si te encuentras un chollo.
...pero me pidieron que reseñara este producto, así que me pondré a ello.


El set Highlands de GameMat es un conjunto de 16 piezas de escenografía compuesto por 6 formaciones rocosas de gran tamaño y 10 rocas pequeñas. En lo que atañe a esta reseña analizaré las piezas grandes, que son de las que dispongo.


Se trata de elementos de resina prepintados.
Es una resina muy dura, hueca, con un aspecto y un tacto similar al de la decoración de acuario. Son apreciablemente resistentes y sólidas. Tienen un olor a resina muy característico y pesan notablemente (no como si fuesen piedras reales, pero sí de una manera reseñable).

El prepintado (entiendo que a mano) es sencillo, pero intachable. Están correctamente iluminadas, no se aprecian los brochazos y recurre a varios colores dando a las rocas un aspecto muy natural.
Los parches de hierba son aceptables, pero destacaría la roca más grande, donde el uso de varios tonos de verdes y marrones logra un acabado muy bueno.


En el par de fotos en detalle que tenéis sobre estas líneas podéis apreciar mejor el acabado. Como veis la hierba es mejorable (se puede solucionar con facilidad con un simple pincel seco), mientras que el aspecto de las rocas en sí es realmente bueno.


Todas las formaciones rocosas grandes son diferentes, con la excepción de la que veis ahí arriba, que está duplicada en el set.


No sé si en las fotos se podrá apreciar (y esta está tomada con ese fin), pero son elementos realmente ENORMES. Si se usa únicamente este set podrá llenarse la mesa de la mayor parte de los wargames imaginables con todos los elementos de escenografía que pudierais necesitar; lo cual no es ápice para usar otras piezas para añadir variedad.
En cualquier caso dos de las rocas son bastante planas y podríais usarlas aplicando las reglas de colinas que correspondan.

¿Cual es el pero de este producto? El precio: 109,90 €
Si consideráis que están prepintadas (es sacarlas de la caja y ponerse a jugar) y su descomunal tamaño (la caja en la que vienen tiene huecos individuales en poliestireno protector y es gigantesca) puede que relativicéis un poco el precio.
Aun así seguramente serán más elementos de lo que un jugador medio pudiera necesitar. Y si GameMat ofreciese un par de las rocas grandes por, digamos, 30€ podría tener más público interesado.
Con todo sí considero que es un producto muy recomendable para un club o una tienda: es una inversión aceptable si se hace entre varios socios o se quiere ofrecer una experiencia de juego satisfactoria para los clientes sin tener que dedicar todo el tiempo y esfuerzo que requiere construir escenografía.

¿Eres un club o una tienda y quieres llenar la(s) mesa(s) de escenografía? ¡Adelante!
¿Estás forrado? Alabo tu gusto por estar moviendo muñequitos y tirando dados cuando podrías estar haciendo cualquier otra cosa.

PD: estoy en hype con la idea de usar estas formaciones rocosas (o algunas de ellas) y este tapete de 90x90 para jugar algún escenario atmosférico de X-Wing en Lothal.

miércoles, marzo 08, 2017

X-Wing: Alas-A

Mi fuerza rebelde está basada en la serie Rebels. Posiblemente este sea mi periodo favorito de Star Wars, sobre todo a la hora de jugar a rol.
Concretamente es el Escuadrón Fénix, el cual estaba principalmente compuesto por Alas-A, así que ceñí a eso a la hora de reclutar rebeldes.


Los modelos del juego son el rojo y el azul. Para evitar la monotonía, y poder identificarlos mejor durante la partida, repinté un par de ellos.
Adicionalmente apliqué un lavado de una mezcla de marrón y negro. Es algo que no requiere mucho esfuerzo y que, en mi opinión, mejora muchísimo las miniaturas, quitándoles en parte el aspecto de juguetes. De todos modos supongo que esto es así para rebeldes y escoria, porque en los modelos imperiales en los que lo he aplicado el resultado no es tan evidente.


Los modelos azul y rojo son los comerciales. Estos no llevan nada pintado (excepto quizás algún detallito menor); van solo con el lavado.


Los modelos verde y azul invertido son repintados.
El verde está pintado sobre el rojo. No tiene ningún misterio. Pero sí me sirvió para confirmar que repintados "en profundidad" quedan mejor. Parte de la gracia del juego es que no requiere trabajo previo, pero los más exquisitos ya saben qué se puede hacer.
El otro modelo lleva el esquema azul invertido, tal como se puede ver en algunos cazas del Escuadrón Fénix. Es el modelo azul repintado para cambiar los colores :)

miércoles, marzo 01, 2017

Reseña: tapete 90x90 para escaramuzas

Uno de esos detallitos que no me terminan de gustar de Frostgrave es que la ambientación original tenga lugar en una ciudad helada. Eso te empuja a cubrir de nieve tu escenografía y eso no me convence para nada.
Afortunadamente el juego no está escrito para ser jugado exclusivamente en unas ruinas cubiertas de nieve por algún tema de reglas, y es fácilmente trasladable a otras ambientaciones.

Tengo ya un tapete urbano, pero quería un tapete de 90x90 tanto para Frostgrave como cualquier otro juego de escaramuzas fantástico o histórico que tuviese lugar en un entorno rústico. Tengo unas cuantas ideas para jugar en la espesura y he construido bastante escenografía para ello, así que buscaba un tapete en el que estos escenarios encajasen. Y el elegido fue Meadows, de GameMat.

Esta imagen está robada de la web de GameMat. Tomé las fotos en la mesa de la cocina y no podía extender el tapete en toda su longitud.
El tapete es convenientemente vainilla: quería que fuese bonito, pero que permitiese que cualquier elemento de escenografía que colocase sobre él "encajase".


Si hacemos zoom sobre el tapete podemos ver el detalle de impresión. Puede ser que entre unas fotos y otras veáis que los colores bailan un poco; hice las fotos de noche, en la cocina, y mis pasables habilidades como diseñador gráfico intentaron solucionar mis lamentables habilidades como fotógrafo.

Al ser, como decía, vainilla, no hay muchos detalles reseñables. Aun así destacaría las rocas diseminadas sobre los pastos, con un precioso volumen gracias a un buen llevado trabajo de luces y sombras.


- ¿Qué clase de montaraz eres? -preguntó el mago con un evidente tono de reproche y decepción- No has sido capaz de evitar nuestro encuentro con ¡una giganta!
- ¡Atrás! -respondió la exploradora con un aplomo solo comparable a sus nulas habilidades de rastreo- Puedo manejar esta situación.

En las fotos superiores podéis ver el aspecto del tapete con miniaturas por encima.


Sobre estas líneas un zoom tipo macro sobre el tejido. Aun sigo sin explicarme cómo puede ser repelente a los líquidos.

No quiero entrar en los detalles técnicos, porque son exactamente los mismos que los del tapete para X-Wing de GameMat, así que para no repetirme os remito a su reseña.

La anterior batalla que Bairrin y yo jugamos en Frostgrave fue en terreno urbano. Según nuestras reglas de campaña cada día uno de nosotros diseñará/adaptará el escenario que desee mientras desarrollamos juntos una trama argumental. Desde aquí le hago saber que la espesura queda oficialmente disponible como zona de juego; tengo ganas de poner sobre la mesa las rocas en las que estuve trabajando.

Nuestra otra opción es estrenar este tapete probando Open Combat. Como Bairrin también dispone de una copia no le quedará otra que ser más magnánimo cuando use sus habilidades profesionales para poner en evidencia mi comprensión lectora con las reglas (sigue sin aceptar como atenuante que tenga que leer en una casa que -de una forma muy inmersiva- parece un plató televisivo).

Como análisis final: si buscáis tapetes de 3x3 pies (90x90 cm) para X-Wing o juegos de escaramuzas de cualquier tipo GameMat es una buena opción. El precio es similar al de otros fabricantes de tapetes tipo "alfombrilla de ratón", pero esa sorprendente característica para evitar manchas y el maravilloso extra de la bolsa de transporte gratuita son el valor que, en mi opinión, podrían inclinar la balanza a favor de esta marca de la República Checa.

miércoles, febrero 22, 2017

X-Wing: Fantasma y Espíritu

Esta pareja es la culpable de que acabase saltando a X-Wing. Desde que se empezó a ver por internet fue una tentación inmensa. Y es que ser tan fan de Rebels tiene estas pegas.

El esculpido es razonablemente bueno, y el prepintado no está mal. Aun así no dejaba de tener cierta apariencia de juguete. Después de darle varias vueltas acabé animándome a hacerle unos efectos de envejecimiento para darle un aspecto más realista.
Empecé utilizando una técnica muy original que había visto por internet: lápices. Sí, simplemente usar varios lápices más o menos afiliados para ir delineando lineas de roña y suciedad. Quedó bien, pero me pareció insuficiente, así que recurrí a un lavado tradicional, con una mezcla de marrón y negro.


Di un primer lavado bastante contenido. Tal vez demasiado, así que me lancé con otro y terminé muy contento con el resultado.


De hecho, a causa de las peculiaridades de la tensión superficial del agua, quedó sorprendentemente similar al aspecto que el Espíritu tiene en la serie.


Aunque en general apliqué el lavado con mucha alegría, dediqué un poco más de atención a algunas superficies sobre las que "dibujé" unas líneas de suciedad proyectada por el movimiento, para darle un aspecto más natural.


El caza estelar auxiliar/lanzadera de combate es demasiado pequeña para hacerle gran cosa. Así que simplemente le di el par de capas de lavado y a correr.


Otro gran detalle era la cuestión de los motores. No quería que estuviesen "apagados", así que me dediqué a crear el efecto. El tema de los brillos siempre me ha parecido bastante difícil, y esta era la primera nave con el que lo intentaba. A la primera no quedó demasiado bien y, hace no mucho, volví a intentarlo con un resultado más satisfactorio.

Al final he terminado muy contento con mi carguero corelliano VCX-100. Misteriosamente le ha quedado el efecto secundario de un olor extraño, pero teniendo en cuenta las cosas que la tripulación ha llegado a llevar en la serie casi que queda hasta bien :D

miércoles, febrero 15, 2017

Draco. La Sombra del Emperador

Cuando vi que esta novela estaba ambientada en las postrimerías del Imperio Romano rápidamente captó mi atención; es un periodo que me parece fascinante y no está tan tratado como otras épocas. Pero cuando leí un poco y descubrí que giraba en torno a la figura del emperador Juliano saltó rápidamente al primer lugar de mi cola de lectura.

En realidad sentía cierta inquietud porque es un personaje muy importante para mi y sabía que, a pesar del tiempo transcurrido desde su lectura, iba a compararlo con la obra de Gore Vidal y ese es un examen muy difícil. Aun así el interés y la curiosidad vencieron y me puse con el libro.


"Draco. La Sombra del Emperador" se acerca a Juliano con el recurso del secundario anónimo pero cercano al personaje. En este caso nuestro guía es Víctor, un guerrero franco.
Durante la primera parte de la novela acompañaremos a Víctor en sus andanzas como agens in rebus (lo que fueron los frumentarii), un agente secreto, vaya. Nuestro protagonista nos da la ocasión de sumergirnos en un aspecto muy desconocido del mundo romano, que parece sacado de cualquier episodio de la Guerra Fría (o de Juego de Tronos) con espionaje, traiciones y asesinatos.
Así es como Víctor llega junto a Juliano, para acabar renegando de su misión y uniéndose al emperador fascinado por su figura y su integridad.

A nivel histórico no puedo ponerle pegas a la novela. Y tampoco muchas en el literario, a pesar de algún puntual cambio de ritmo.
Tal vez los matices estén tanto en Juliano como en Víctor, que tienen un desarrollo quizás algo inconexo. En el caso de Víctor, por ejemplo, me resultó curioso que, pese a ser un hombre razonablemente instruido, desconociera datos que deberían ser bastante obvios para alguien de su mundo y su profesión; no saber donde está Frigia, por ejemplo. Con Juliano me pareció un poco brusco el salto de jovenzuelo "empollón" a héroe militar, como si la elipsis temporal estuviera desdibujada.

No le puedo -como decía- poner muchos más peros a esta obra.
Hay intriga, asesinatos, una campaña en la Galia y Germania (con un buen número de páginas dedicadas a narrar con acierto la Batalla de Estrasbrugo) y en Persia.
Quien busque quedarse en la superficie y quiera algo ligero y con mucha acción disfrutará de Draco.

El pero interesante es que el autor no se corta a la hora de entrar en el trasfondo social y político de la época, y en poner en la palestra el papel de los cristianos en el colapso del Imperio Romano. Podría decirse que Colombo toma partido con valentía por el lado de Juliano, poniendo sobre la mesa los valores éticos y la superioridad moral de un hombre instruido como Juliano frente al fanatismo, la codicia, los odios fratricidas y la codicia política y el ansia de control social de los cristianos. Contraponiendo, en suma, la apertura religiosa del mundo romano original frente a la intolerancia y el dogmatismo galileo; la cultura clásica, los avances científicos y filosóficos, el respeto a las creencias de otros pueblos en oposición al dogmatismo, el odio y la negación del otro.
Imagino que es una realidad cuyo reflejo podría molestar a algunos lectores, así que en este sentido dejo la recomendación de la lectura abierta a las sensibilidades de cada cual.
Sea como fuere personalmente agradezco que el autor no se mueva en las medias tintas y tenga el valor de poner sobre la palestra a los culpables de la quema del templo de Apolo en Antioquía y del mismo asesinato de Juliano: un "blanco y en botella" histórico.

Impagable el final, en el que Colombo nos hace navegar entre dos corrientes de tristeza y rabia, así como el eco de las palabras de Juliano el Sabio, que resuenan en el booktrailer y que os dejo para cerrar la reseña.
Veredicto: muy recomendable.
Una recomendación adicional: Contra los Galileos, del propio Emperador Juliano. Difícil de encontrar (yo la tengo en una edición de Gredos de 1982), pero merece la pena.

miércoles, febrero 08, 2017

Exploradores Elfos Silvanos

Me hice con estos modelos según salieron a la venta. Me encantaban. E incluso eran fijos en mis listas en aquella época pese a las diferentes opiniones en el eterno tema "rentan o no rentan".
Pero, aunque realmente los pinté con cariño, llevaban años dejándome con una sensación agridulce.

El paso del tiempo no les había sentado demasiado bien. El problema es que eran unas de las víctimas más notables de una época en la que el pincel seco era una técnica de la que se abusaba en demasía cuando se quería tener el ejército pintado rápidamente.
Cada vez que los veía pensaba en cuan buenos modelos eran y cuan mejorable era el pintado que les había hecho originalmente.
Así que, pensando en usarlos también en Warhammer Reforged, me llené de motivación para ponerme con ellos.


Aunque la base en sí ha permanecido tal cual, prácticamente he tenido que repintar la mayor parte de todos los modelos.
A parte del espanto del pincel seco por todas partes, otro problema era la elección de colores. Lo que en aquella época pretendía era usar diferentes tonos de verde para remarcar que no es una unidad regular, así como experimentar con ocres.
El resultado fue un poco de aquella manera. Y el caso es que, con el tiempo, han sido precisamente esos los tonos con los que más he trabajado, así que apliqué mi experiencia aquí.

Este es el resultado después de un intenso trabajo de restauración. Ahora barnizados para evitar sustos y con su estandarte siendo exploradores, porque esas cosas pasaban en los 90.