miércoles, junio 28, 2017

Pantalla casera para Star Wars D6

Hace un tiempo decidí que Star Wars D6 sería mi juego de rol de ciencia ficción.
Porque es sencillo. Porque es barato. Y porque es Star Wars.
Hay más argumentos, pero están aquí.

Ya por aquel entonces me di cuenta de que necesitaba/ría una pantalla de director de juego, y lo dejé correr hasta que hace unos días me dio el frenesí por hacer una.
Tenía que hacer mi propia pantalla porque conseguir una de la vieja edición parecía una opción desalentadora. Afortunadamente no empezaba de cero, porque la comunidad de Star Wars D6 es muy activa y ha realizado ya trabajos en este sentido y que fagocité vilmente.
Mientras buscaba información e inspiración por internet sobre pantallas caseras que se había hecho la gente me topé con dos extremos: pantallas extremadamente cutres y obras de arte que podrían valer una pequeña fortuna si se pusiesen a la venta como "pantalla artesanal deluxe". No queriendo el aspecto de los primeros, ni estando dispuesto a invertir tanto tiempo y esfuerzo como los segundos, decidí quedarme en un cómodo término medio.


Para confeccionar la pantalla necesité las tablas del interior, las imágenes del exterior, tres cartulinas, forro autoadhesivo y mucha cinta aislante ancha.
Sobre estas líneas tenéis el resultado final desde el punto de vista de los jugadores.

El proceso fue más o menos así:
+ Fase de encolado
- Corté nueve cartulinas aproximadamente de tamaño folio.
- Sobre seis de esas cartulinas pegué las tablas del interior o las imágenes del exterior, según tocase.
- Extendí boca abajo las cartulinas exteriores y pegué una tira de cartulina entre cada una de ellas.
- Pegué tres cartulinas (sin ilustración ni tablas) sobre las primeras. Para dar más rigidez al acabado utilicé unas cartulinas metalizadas ligeramente más gruesas.
- Pegué una tira en los bordes de las cartulinas de los extremos para reforzarlas frente a posibles golpes.
- Pegué las cartulinas con las tablas sobre las cartulinas metalizadas.
+Fase de plastificado
- Corté seis láminas de forro autoadhesivo del tamaño de las ilustraciones y las tablas.
- Con ayuda del alto mando las extendí pegándolas sobre ellas.
- Pegué una tira de cinta aislante en cada una de las dos "articulaciones" de la pantalla.
- Pegué tiras de cinta aislante desde los bordes hasta cubrir los laterales de las ilustraciones y las tablas.
- Pegué cinta aislante por todos los cantos.
- Corté las esquinas de cinta aislante sobrantes.
- Volví a pegar las articulaciones con cinta aislante para unir la superficie autoadhesiva de ilustraciones y tablas.

Parece complicado. Realmente no lo es, pero sí que lleva su tiempo. Sobre todo si tenemos en cuenta la espera para que seque la cola blanca entre las diferentes fases del proceso de encolado.
Utilizaremos varias capas de cola blanca, por lo que es más que recomendable recurrir a libros pesados para evitar que las cartulinas se comben.


Así se ven las ilustraciones exteriores de la pantalla desde el lado de los jugadores.

La ilustración central es del Battlefront. Es tan épica que diría que desde que empecé a seleccionarlas se ganó el primer puesto. Además queda genial en el centro.
Las otras dos las encontré por internet. No sabría dar la fuente exacta porque busqué por mil sitios.

En un primer momento pensé en utilizar imágenes de combates espaciales para los lados, pero terminé decidiendo que realmente los jugadores pasarían poco tiempo montados en naves, y que las imágenes de combates terrestres serían más evocadoras.
En la imagen de la izquierda un grupo de rebeldes tiende una emboscada a un pelotón de soldados de asalto y exploradores.
En la imagen de la derecha un equipo de los primerísimos rebeldes presenta su resistencia final frente a una sección de clones antes de que estos fuesen disueltos.
Me pareció que ambas quedarían balanceadas, tanto por las escenas que representan, como por el modo en que las tornas son diferentes en una y otra.
Adicionalmente tiré de imágenes que tuviesen una paleta de colores similar, para que el conjunto quedase armonioso. Procuré seguir en concordancia utilizando una cartulina de tono ocre para el exterior de la pantalla.


El interior de la pantalla es decididamente ecléctico.
En un alarde de vagancia recurrí a las pantallas realizadas por las comunidades hispanohablante y anglosajona. Cada una tenía su propia pantalla y ambas eran bastante diferentes. Mientras que la española era básicamente la vieja pantalla del juego original, la inglesa tenía un diseño más moderno, pero ambas tenían datos que me parecían interesantes.
Podría haber dedicado un tiempo a traducir una u otra pero a mi me valía así.

Agrupé las referencias en cada una de las tres láminas.
La primera de ellas es "Vehículos". Recogen todas las reglas que podría necesitar si los PJs combaten desde/contra un vehículo.
La central es "Reglas Básicas y Combate". Como es lo que utilizaré con más frecuencia está en el medio.
La de la derecha es "La Fuerza + Combate Espacial". Todos los poderes para Jedis y sensibles a la Fuerza, y un resumen y perfiles de naves por si los jugadores se pegan un viaje poco pacífico por el espacio.

Por si el revuelto fuese poco, cuando ya tenía impresas las tablas, decidí que quería incluir algunas modificaciones de Mini D6 para poder hacer las partidas aun más sencillas. Son una suerte de reglas de la casa, así que tampoco quedarían demasiado mal si las apuntaba a lápiz en un par de los escasos huecos.

Sí, las cartulinas del interior son de un color más claro. Eso ayudó a no liarme durante el montaje y el resultado final queda mejor IMHO.


Uno de mis temores principales quedó despejado cuando pude comprobar que, efectivamente, la pantalla podía plegarse perfectamente. Ahí queda esta imagen como prueba.

Al final han quedado algunas burbujitas, pero no es algo que no pueda remediarse y diría que estoy muy satisfecho con el resultado.
Económico, bonito y práctico. No tanto como para imponerse a una alternativa comercial con un precio razonable, pero en este caso, y siendo un excelente juego descatalogado del que la afición ha tomado las riendas, es un trabajo que cumple con creces.

miércoles, junio 21, 2017

X-Wing: HWK-290 "Cuervo Enmohecido"

Siguiendo con mi idea de restringirme al marco temporal de la Chispa de la Rebelión he terminado haciéndome con un HWK-290. Siendo también la nave de Kyle Katarn, uno de los personajes del Jedi Knight al que tantas horas eché, también se merecía sumarse a la colección.


Creo que lo que menos me gusta pintar en el mundo de los muñequitos son los vehículos. Es algo que debe venir de cuando pinté una compañía acorazada para 40K y acabé bastante harto. No es como pintar cualquier pesonaje o criatura que deja de ser un trozo de metal/plástico/resina: cuando pintas un vehículo sigue siendo una cosa, por así decirlo.
Lo bueno del prepintado es que te libera de tener que pasar por esa experiencia... pero te permite jugar con los efectos y lavados, que sí que es realmente divertido.


En el caso del Cuervo Enmohecido la cosa no tuvo mucha complicación; un lavado mezclando marrón y negro fue suficiente.
Fue en los motores en lo que quise centrarme. Sobre todo porque en este modelo es aun peor y más visible el efecto "motores apagados" de las naves de X-Wing. En otras naves había intentado jugar con acrílicos fluorescentes, pero el resultado no era tan espectacular como se antojaba en mi imaginación. Aquí recurrí a buscar tutoriales y guías por internet. El problema es requerían el uso de aerógrafo, que es el paso en el pintado de muñequitos que no quiero dar. No me preguntéis por qué, supongo que es una mezcla de pocas ganas de gastar y la idea de que tiene que manchar.
Decidí quedarme con la idea general y aplicarla en la manera de lo posible a base de pincel.


El resultado es razonablemente satisfactorio. Y desde luego queda muchísimo mejor que el modelo tal cual.
Ahora solo queda probarla sobre el tapete con una buena lista disruptiva, algo así como el equivalente del azul de MtG a las navecitas.

miércoles, junio 14, 2017

Reseña: Pantalla del GM Fantasy Age

Hace unas semanas os comentaba que he decidido tomar Fantasy Age como mi juego de fantasía "por defecto" (para motivos y argumentos enlace al mencionado post).
Allí os contaba que la pantalla del DM sería lo único que añadiría.

Generalmente -con los juegos de rol modelo "sacacuartos"- considero que lo necesario es el(los) manual básico, la pantalla del DM, el compendio de monstruos básico y el setting de campaña.
En el caso de Fantasy Age el bestiario es algo que no me interesa en absoluto. En primer lugar porque han optado por meter bichos raros; la clase de criaturas que no me gusta introducir en mis campañas porque me parece absurdas y horteras. Y en segundo lugar porque alguien se ha currado un bestiario fanmade de Mystara gratuito que incluye los bichos arquetípicos.
Actualmente Fantasy Age tiene dos settings: el "fantasypunk" de Will Wheaton y el de fantasía romántica. Ambos muy lejos del tipo de mundos de campaña que me atraen. Como mi idea es jugar en la Tierra Media o en Nemus otro manual del que prescindo.
En cambio la pantalla del DM sí que es un complemento casi imprescindible. Más que nada por evitar tener que estar buscando cosas en el manual o tirar de chuletas/libreta de notas. Además de la función de tapar y dar misterio.
Como Fantasy Age va a ser mi juego de rol de fantasía he decidido hacerme con la pantalla para redondear.


En esta imagen podéis ver el tríptico de ilustraciones que los jugadores verán.
Personalmente no me gustan. No es que me parezcan espantosas pero, quitando en no-Smaug con su tesoro del panel izquierdo, me parecen una pésima elección.
Si me preguntan diría que prefiero una imagen evocadora y típicamente rolera como la pantalla de La Marca del Este.

Eso sí, el cartón es grueso, sólido, resistente a salpicaduras y presenta muy buen aspecto en cuanto a calidad física se refiere.


Aquí podéis ver los paneles interiores de la pantalla.
El diseño permite localizar fácilmente lo que estás buscando y la distribución aprovecha bien el espacio.
Personalmente agradezco mucho las chuletas "Things to remember about..."
Lo mismo los chequeos de dificultad porque, aunque suelo improvisarlos, está bien tener una guía general.

Por las características del juego, las Proezas (Stunts) son importantes y es la clase de dato que tendría que fotocopiar en el caso de no tener la pantalla.

Los perfiles de las panoplias son muy útiles tanto para representar armas reales, como para cuando saco algo que quiero que "cuente como si estuviese armado con X".
No hay un listado exhaustivo de equipo con su precio. Muchas pantallas suelen incluirlo en lo que siempre me ha parecido un desperdicio de espacio, porque los PJs ya comprarán al final de la aventura, y en ese momento no me molesta consultarlo en el manual.


Además de la pantalla propiamente dicha esta incluye chuletas para los jugadores. Un detalle muy útil para evitar ese tipo de preguntas que detienen una escena en medio de la acción.
Por un lado tendrán las acciones mayores, menores y variables para que los PJs sepan qué pueden hacer en cada momento. Por el reverso tienen las proezas para que ellos mismos se administren sus puntos a su gusto.
No diría que están plastificadas, pero sí que tienen un acabado que podría evitar recuerdos de refrescos y aperitivos.


El segundo extra de la pantalla es una hoja de seguimiento de iniciativa.
La gracia está en que puede borrarse si se escribe con un rotulador para pizarra blanca. Al ser unos datos que desecharemos después de cada combate es una buena idea para ahorrar papel.


En resumen diría que es un complemento útil que, adicionalmente, cuenta con unos extras realmente aprovechables.
La calidad es buena y la apariencia de resistencia es muy reconfortante.
Mi negativo va para la elección de ilustraciones. En el caso de Fantasy Age esto es algo habitual en su manual pero, mientras que ahí no me molesta tanto, evidenciarlo en una pantalla de master me disgusta bastante más.
Recomendable porque siempre recomendaría la pantalla del juego que vas a dirigir.

miércoles, junio 07, 2017

Star Wars: Coruscant Nights

Como he comentado alguna vez no soy muy aficionado a las novelas de franquicia, pero había tres razones que hacían muy atractiva esta serie: el donde (Coruscant), el cuando (el 19 ABY, durante La Purga), y el qué (novela negra).
 De aquí en adelante la reseña de la serie completa SIN spoilers.

Coruscant Nights es una trilogía ambientada en el universo de Star Wars, pero con una interesante vuelta de tuerca: se trata de novela negra.
La acción tiene lugar en Coruscant, durante el periodo de la Purga Jedi. Nuestro protagonista es un Jedi fugitivo que se oculta en la capital imperial. Allí lleva a cabo una doble labor: por un lado colaborar con el grupo rebelde del planeta y -para ganarse la vida- trabajar como investigador privado.
El autor tira de los tópicos del género noir, pero lo hace con estilo y la gracia de tener lugar en el universo de Star Wars.

Nuestro protagonista, Jax Pavan, es un superviviente de la Orden 66. Junto a él encontramos otros personajes interesantes, como el droide autoconsciente I-5YQ, y la twi'lek Laranth Tarak, una Paladín Gris (lo que nos permite echar un vistazo a esta corriente ideológica de usuarios de la Fuerza).
Este trío principal, acompañado de un puñado de amistades y colaboradores forman una suerte de grupo disfuncional que subsiste a duras penas con los ingresos como agencia de investigación privada, mientras sufren una paranoia constante a causa de la presión de Darth Vader y los inquisidores.

Considerando que el primer tomo de Coruscant Nights fue publicado en 2008 y Rebels comenzó su emisión en 2014, es posible que esta trilogía sea la primera ocasión en la que se nos muestra a los inquisidores tal como los conocemos hoy.
Desde luego nos cuenta más de lo que la serie televisiva ha hecho hasta hoy, mostrándonos como son adiestrados por Vader en una suerte de versión retorcida de la academia Jedi.

Del mismo modo Coruscant Nights nos permite echar un vistazo a aspectos muy interesantes del universo de Star Wars poco conocidos hasta la fecha.
Principalmente la propia Coruscant. Sobre todo sus niveles inferiores, iluminados constantemente por luces artificiales y habitados por toda clase personajes y criaturas poco recomendables. Podría decirse que es una especie de fascinante "Star Wars conoce a Blade Runner", que le hace a uno lamentar el destino de 1313 y confiar en que este material pueda ser aprovechado canónicamente en el futuro.

El primero de los tomos, Jedi Twilight, nos pone de lleno en la convulsa era de la Purga Jedi y nos enfrenta al poderoso sindicato criminal del Sol Negro. Street of Shadows es la entrega más propiamente noir de la trilogía; en ella nuestros protagonistas se esfuerzan por resolver un asesinato, mientras que la trama nos permite hacernos una idea bastante clara de las fuerzas policiales imperiales. Patterns of Force cierra la serie con un gran final bajo la presión abrumadora de los inquisidores mientras los rebeldes de Coruscant planean un magnicidio.
Es justo mencionar que, a pesar de es una serie fresca y de lectura dinámica, Coruscant Nights nos plantea numerosos debates éticos (al estilo de la visión no tan maniqueísta que ofrece Rogue One). Además el autor tiene la gentileza de no sermonearnos, dejando que el lector se quede dándole vueltas al asunto. No es algo que me esperase en este tipo de novelas, pero lo valoro muy positivamente.


El principal problema de Coruscant Nights es que no ha sido traducida al castellano. Es una serie ciertamente notable, y sería de agradecer que Planeta considerase ponerse con ellas, siendo Coruscant Nights ciertamente superior a otras novelas de Star Wars actualmente en catálogo.
Al aficionado medio sin duda le encantarán: el lugar, el momento y el tono son magnéticos. E incluso el lector ocasional (no necesariamente aficionado devoto de Star Wars) disfrutará de una serie original, bien escrita y divertida.
Hay un tercer tipo de público que creo que le podría sacar mucho partido a Coruscant Nights, y es el aficionado a los juegos de rol de Star Wars (en cualquiera de sus encarnaciones), ya que esta trilogía ofrece una ambientación (planetaria) poco explotada y supone la guía más vívida de Coruscant hasta el momento. Además nos da información muy interesante sobre los Paladines Grises, que serían una clase de personaje con mucho carisma, o los inquisidores como antagonistas.


Bonus track: gracias a esta serie descubrí por qué Coruscant se llama así, y que la propia palabra existe en español y la recoge la RAE.